O Eneagrama

Usted esta en: HomeO EneagramaPerguntas Frequentes

Preguntas frecuentes

No, el Eneagrama no es una filosofía específica. Frecuentemente, el Eneagrama es tomado como si fuera parte de un conocimiento específico, cuando, en realidad, este cuerpo de conocimiento utiliza este símbolo para sus fines e intereses. Esta confusión se da, principalmente, cuando alguien conoce la aplicación práctica de un Eneagrama como si esta fuera el Eneagrama en sí. Hoy podemos encontrar cientos de aplicaciones del Eneagrama, en las áreas más diversas. Como muestra de esta variedad, la International Enneagram Association – IEA (www.internationalenneagram.org) tiene como uno de sus objetivos difundir las diversas aplicaciones del Eneagrama.), tem como um de seus objetivos divulgar as diversas aplicações do eneagrama.

En el Instituto Eneagrama, utilizamos Eneagramas (símbolos de nueve puntas) como mapas, a partir de los cuales incentivamos a los participantes de nuestros cursos a realizar una investigación de cómo los elementos descritos en estos símbolos están presentes en nuestras vidas, y en qué situaciones son un beneficio y en cuáles un perjuicio.

El objetivo principal es ampliar la consciencia sobre nosotros mismos y sobre las diferencias entre las personas, para aprender a respetarnos y a respetar a los demás.

Cada organización que pretende ocuparse del ser humano necesita tener una orientación terapéutica clara. Cuando se trata del Eneagrama, encontramos diferentes instituciones, con diferentes líneas de orientación.

En el Instituto Eneagrama, la base terapéutica es la psicoterapia corporal de orientación reichiana (Wilhelm Reich, 1897-1957). Principalmente, en el contexto de las etapas de desarrollo de la personalidad, de la coraza muscular del carácter y de la caracterología de las defensas.

Esta base terapéutica nos permite utilizar el Eneneagrama de los 9 vicios emocionales (rabia, orgullo, vanidad, envidia, avaricia, miedo, gula, lujuria y pereza) para ofrecer una relación directa entre estas emociones y la organización muscular. Cuando hablamos de miedo, por ejemplo, no podemos solo atarnos al comportamiento desconfiado, sino que también debemos tener en cuenta las tensiones típicas que están relacionadas con esa emoción; como un diafragma alto, una respiración corta, ansiedad y tensión en la zona ocular. Creamos el contexto de cómo nos organizamos para sustentar todas las funciones paralelas relacionadas con el miedo, y describimos contenidos típicos que se manifiestan en la consciencia, basados en esta emoción.

Esta orientación nos permite reconocer comportamientos idénticos basados en emociones diferentes o, incluso, en comportamientos opuestos sustentados por la misma emoción. Salimos del análisis de lo que la persona hace o dice para enfocarnos en cómo lo hace y cómo lo dice, y, de este modo, les ofrecemos a los participantes una herramienta de observación objetiva y no necesariamente interpretativa.

No existe un patrón de comportamiento mejor que otro. Lo que ofrecemos a través de nuestros cursos es ampliar el reconocimiento de cómo organizamos nuestro propio patrón y dónde estás las disfunciones que no son saludables y que no contribuyen a mejorar nuestra calidad de vida.

Ampliar la consciencia de nosotros mismos y de las personas que nos rodean, nos permite buscar nuevas formas de expresarnos, para dar respuesta más a nuestros verdaderos deseos y menos a aquellos relacionados con el patrón de comportamiento.

Durante todo el trabajo con el Eneagrama, hacemos hincapié en el hecho de que no somos un patrón de comportamiento, sino que adoptamos uno. Puntualizamos, además, que el mapa que utilizamos nos ayuda a comprender la forma en que las personas que nos rodean organizan sus vidas, y aprendemos a respetar eso. (Ver «Ética del Eneagrama»).

En el trabajo dentro de las empresas, con personas del mismo equipo, apuntamos constantemente a la necesidad de aprender cómo lidiar con el otro, no para cambiarlo, sino para entender que lo que es veneno para uno puede ser antídoto para el otro. Destacamos, además, que son las diferencias las que nos permiten ampliar nuestra consciencia e, incluso, encontrar nuevas formas de resolver viejos problemas.

Lamentablemente, existen personas que hacen uso inadecuado de esta herramienta y, cuando las conocemos, nos damos cuenta de que ya tenían la costumbre de encasillar a las personas antes de conocer el Eneagrama.

Todos nosotros adoptamos patrones de comportamiento, desde cosas comunes del día a día, como la forma en la que nos enjuagamos el jabón al bañarnos, la manera en la que saludamos a la personas que nos presentan, la forma en la cual nos cepillamos los dientes, etc. Incluso en cuestiones más complejas, como al juzgar a los demás, al decir lo que es correcto para nosotros, al percibir la realidad, etc.

Cuando a partir del Eneagrama decimos que alguien tiene un patrón de comportamiento o es de un Tipo, estamos refiriéndonos al conjunto de acciones, pensamientos y sentimientos vinculados con una emoción predominante. Este conjunto es muy personal y dinámico y, en este sentido, también singular. A pesar de esto, nuestra referencia es la emoción que sustenta este conjunto, llamada «vicio emocional».

Utilizar el Eneagrama de los Vicios Emocionales nos permite reconocer cómo se presenta cada una de las 9 emociones en nuestras vidas y, por consiguiente, cuál es la que tiene mayor presencia y predomina. Cuando este trabajo es guiado, como en el Instituto Eneagrama, el participante reconoce que, aún actuando de manera diferente en cada situación y descubriendo cosas en sí mismo a partir de cada uno de los 9 patrones, existe una motivación básica tan inconsciente como constante, y que cada etapa involucra un conjunto de emociones y una misma emoción predominante. El participante descubre también que a lo largo de la vida buscamos lo mismo, de diferentes maneras.

Todos los derechos reservados. IEneagrama. 2019

Desarrollado por: DBlinks - Agência Digital